Consejos para cuidar tu piel en invierno

La piel es el principal órgano del cuerpo humano. Funciona como un aislante del medio que nos rodea.

Durante los meses de invierno  debido al ambiente seco que se forma en los espacios con calefacción, la piel se reseca y necesita hidratación. Principalmente en las capas más superficiales.

El frío del invierno hace que los vasos sanguineos bajo la piel se contraigan para mantener el calor en el interior. La circulación sanguínea en la piel se reduce y, por tanto, ésta recibe menos oxígeno y nutrientes. La epidermis está prácticamente indefensa ante el frío, el viento, la sequedad, los rayos UV y los contaminantes a los que se expone. Las consecuencias pueden ser, entre otras, la sensación de tirantez, la descamación y el picor. La piel se vuelve pálida, frágil y se agrieta.

Por eso, en invierno, debes cuidar tanto la piel.

pruebame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *