¿Cuándo empezar a utilizar el fotoprotector?

Llega Marzo, alarga el día, mejora el tiempo, y con él las actividades que realizamos al aire libre: rutas por el campo, paseos en bicicleta, las primeras salidas a la playa…

Aunque los rayos solares UVB (que son los que “queman”) sean menos intensos en invierno, los rayos UVA tienen la misma intensidad que en una tarde de verano… de hecho, los rayos UVA tienen la misma intensidad todo el día y durante todo el año, a cualquier temperatura. Y esos son los rayos que penetran más profundamente en la piel dañándola.

Una buena protección solar es básica para disminuir la tasa de cáncer de piel que ha aumentado en los últimos años espectacularmente en nuestro país. La precaución la deben tener especialmente los niños y los ancianos, ya que su piel es más sensible. El factor de protección solar (FPS 20,30 o 50) debe ser el adecuado a cada tipo de piel.

El fotoprotector se debe aplicar por lo menos media hora antes de tomar el sol, con la piel seca y de forma generosa.  Es conveniente utilizar gafas de sol y gorros, incluso camisetas cuando se trata de niños pequeños o pieles muy delicadas.

Tampoco podemos olvidar que hay medicamentos fotosensibles que reaccionan con el sol causando un aumento de la sensibilidad de la piel al estar expuesta a los rayos UV, provocando manchas, reacciones alérgicas, irritaciones, etc.

Y algunos son medicamentos tan usuales como antiinflamatorios (ibuprofeno,  naproxeno…) o  anticonceptivos.senderismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *